Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

ASOCIACIÓN RUMIÑAHUI HISPANO ECUATORIANA
España

Madrid, 7 febrero de 2008

NOTA DE PRENSA Nº 02-2008
 

RUMIÑAHUI EN CONTRA DE LA CIUDADANÍA POR CONTRATO.

Desde la Asociación Rumiñahui Hispano Ecuatoriana, después de conocer la última propuesta electoral lanzada por el candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, y que habla de “integrar a los inmigrantes por medio de un contrato con valor jurídico”, señala lo siguiente:

Que estas medidas, lejos de ser originales, son excluyentes, reduccionistas, y reflejan un total desconocimiento de la realidad migratoria de España. Su claro objetivo supone trasladar la migración a un debate con fines electoralistas con la gravedad que considera el hecho de convertir este delicado tema en un caldo de cultivo que genere miedo y temor en la sociedad.

Sorprende la radiografía que el candidato Rajoy, hace de la migración, donde se pone a los inmigrantes como una carga para la sociedad cuando es todo lo contrario. Según sus planteamientos, los inmigrantes no pagan impuestos, no cotizan a la seguridad social, traen malas costumbres, no hablan la lengua “española”, son antihigiénicos y muchas veces son delincuentes. Y, si se quedan sin empleo, tienen que regresar a su país, para que España supuestamente no mantenga a los parados extranjeros.

Significarían un retroceso a los derechos que reivindican los inmigrantes para ser considerados como ciudadanos. Utilizan una vez más, la reduccionista visión, que encasilla al inmigrante simplemente como un trabajador, no como una persona. Cabría preguntarse, ¿dónde queda lo cotizado durante años? cuando todos sabemos que para renovar un permiso se exige como mínimo seis meses, ¿dónde quedan los impuestos directos e indirectos que una persona, indistintamente de su origen, paga al fisco español? Vale recordar un dato difundido por la misma comunidad de Madrid, que habla que por cada 12 euros que un inmigrante aporta a la región, éste recibe uno.

Parece el candidato desconocer que en la actualidad dos millones de inmigrantes cotizan a la Seguridad Social; que el gasto medio de un inmigrante es 1.081 euros muy cerca del español que es 1112 euros; que el PIB per cápita español, sin el fenómeno de la inmigración, habría caído un 0,6% anual en estos años en lugar del avance del 2,6% registrado entre 1995 y 2005.   Además, que el impulso de los inmigrantes a la economía española, en la última década, ha elevado en 3,2 puntos porcentuales el crecimiento anual del PIB per cápita. Estos datos van más allá porque la aportación de los inmigrantes a la UE-15 ha sido de 2,0 puntos por año, y por tanto no se trata sólo de un fenómeno español, sino que se enmarca en un entorno global.

Es excluyente hablar de algunos requisitos que tienen que cumplir los inmigrantes para integrarse, peor aún cuando son impuestos por medio de contratos con valor jurídico. Se entiende que su incumplimiento permitirá caer en la ilegalidad administrativa. Uno de estos requisitos es el aprendizaje de la lengua “española”. Una medida que contradice las posturas del candidato y su partido, cuando la misma se intentó o intenta aplicar en comunidades como Cataluña, por parte de partidos nacionalistas. Es preciso recordar sus críticas a este hecho que plantea el idioma como un requisito fundamental para integrarse laboralmente o en el sistema educativo. Parece, sin lugar a dudas, que caen en el mismo error. Sin embargo, vale la pena recordar que muchos extranjeros originarios del África, hablan, además del español, dos o tres idiomas más situación bastante positiva para el país de acogida.

Sobre las costumbres y el conocimiento de las leyes de este país, estamos convencidos que todo ello viene por añadidura. Es impensable que una persona de origen distinto, después de vivir algún tiempo, pueda integrarse sin comunicarse en la lengua del sitio de acogida. El respeto a las costumbres y a la igualdad de sexos es innegable, pero ¿qué costumbres son las que hay que respetar? El irrespeto a los homosexuales, la sumisión a la Iglesia, los ataques racistas en trenes de cercanías o en estadios, la desigualdad de la mujer en los empleos y en los cargos políticos, el irrespeto y la utilización partidista a las víctimas del terrorismo, la intolerancia a los extranjeros, el fomento a la economía sumergida con la contratación irregular de inmigrantes. Creemos sinceramente que son otros valores que todos los extranjeros y todas las personas estamos obligados a respetar como la tolerancia, la solidaridad y el respeto a cualquier condición política, religiosa, de género, raza, identidad cultural, obviamente, enmarcadas en las normativas legales de cada país o región.

 

Raúl Jiménez Zavala
Responsable de Comunicación.
Portavoz Asociación Rumiñahui Hispano Ecuatoriana
0034 600865113

 

Dirección: C/Embajadores, 216 3ºA.28045. Madrid.
Teléfono: 0034 915301535. Fax: 0034 915287592
e-mail: rumiñEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. web: www.ruminahui.org.es

Acerca de Rumiñahui

Somos una organización sin ánimo de lucro que defendemos y reivindicamos los derechos de las personas migradas, al tiempo que tratamos de facilitar su integración y mejorar la calidad de vida y la de sus familias.

©2017 Asociación Rumiñahui. All Rights Reserved.
Crafted with by gmasoft.com

Search